Single Blog

Recogiendo frutos de lo cosechado: una marketera apasionada

Hace dos años tomé la mejor decisión de mi vida, como es típico de los colombianos nos gusta estudiar para abrirnos puertas laborales, hice mi Master en Marketing y Publicidad Digital, en modalidad online mientras que trabajaba.

 

Gracias al esfuerzo de ese año intensivo almorzando frente al computador, poca vida social y horas de sueño, hoy puedo decir que ando recogiendo frutos de lo sembrado: soy marketera independiente y tengo mi propia marca, Tándem Lab. A diario hago lo que me apasiona: ayudar a medianas empresas a salir adelante mediante exitosas estrategias digitales.

 

Doy gracias a la Nebrija porque más que un diploma, aprendí ha investigar de verdad antes de plantear una estrategia, y sobre todo, a trabajar en equipo con compañeros de todo el mundo, en horarios alocados.  Lo que hoy es una ventaja, puesto que trabajo con un Cliente en España y otro en México y tengo la fortuna de compartir uno de esos clientes con un compañero del Máster.

 

Experiencias que me llevaron a entender que en el marketing digital no pueden existir divisiones, sino soluciones a cada necesidad bajo un engranaje, valorando la importancia de la integración de una estrategia donde partimos de su exhaustiva investigación de mercado, conociendo la marca y su categoría.

 

Para más fortuna hice grandes amistades, compañeros con quienes trabajamos desde la practicidad de un mundo interdisciplinario, y donde la opinión de otros nos nutría. Desde el hacer, poniendo siempre en práctica la teoría de cada una de las asignaturas, y concluyendo con éxito nuestro Trabajo Final de Máster para una marca real y no dejando un trabajo escrito más en bibliotecas.

 

Sobre todo no podré olvidar jamás, la cercanía que existió con los profesores quienes fueron, y algunos que continúan siendo, guías porque tenían visión teórica pero también la experiencia laboral, sabían de lo que hablaban. Donde cabe resaltar a nuestra tutora de TFM: Leire, a quién siempre le quedaré agradecida, porque nos inyectaba pasión y para mí fue un ejemplo de vida, mucha admiración por su particular rigor investigativo, conocimiento y amor a lo que hace.

Leave a Comment

Enter your keyword