Sobre mí

Transformarme para cambiar vidas es mi misión

¡Vivir significa más que respirar!

El alimento de mi alma: viajar y ayudar a niños con cardiopatías congénitas. Me encantan los perros, la fotografía, pintar y escribir. Estoy enamorada de la vida, de cada uno de sus instantes y sobre todo de las enseñanzas de cada experiencia.

Creo firmemente que accionar es mejor que criticar, que la indiferencia solo nos hace pobres de espíritu y que la convivencia va más allá de las reglas.

Me enseñaron a no ser egoísta; que en la vida se tiende la mano y no se hace zancadillas; a no ser indiferente con las circunstancias ajenas; que la honestidad es la mejor virtud; y sobre todo, que todo se puede.

¡Viva la vida y la valentía de disfrutarla!

500

Inspiraciones diarias

5

Causas en las que he participado

240

Sonrisas compartidas

120

Niños felices

Enter your keyword